Vino Rosado

El Vino Rosado está en auge, tras años de estar en un tercer plano. Últimamente ha aumentado considerablemente su consumo, especialmente en época estival.

Parece más difícil aficionarse al vino a partir de un tinto de tempranillo con mucho cuerpo, de más de 14 grados. En cambio el vino rosado, es más agradable de tomar. “Es muy difícil que una persona bebiendo por primera vez un vino recio de tempranillo se aficione así porque sí al vino”, indica Valles. Por ello, a su entender, “es más fácil hacerlo a través del rosado como ha sido más fácil hacerlo a través de los blancos”.

Se presenta como un vino elegante, con mucha estructura, pero a la vez muy fácil de beber. Y esto enlaza con lo anterior a juicio de Valles: “nos hace pensar que el rosado es una de las esperanzas que tenemos para que los jóvenes beban vino. “Es un vino que es mucho más fácil de beber que un crianza, es más agradable. Una vez que se aficionen al vino, ya pueden ir a beber otros”