8 errores que no debe cometer un sumiller al servir el vino

¿Seremos capaces de evitarlos?



Error: Acción desacertada o equivocada. Éste es uno de los 5 significados que el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua atribuye a la palabra “error”. Dicho esto, vamos a desgranar los 8 errores que un sumiller no debe cometer en su ardua tarea de servir el vino y todo aquello que a ésta rodea.

 

8 errores que no debe cometer un sumiller al servir el vino.


1º No presentar al cliente el vino que ha elegido.

Se debe presentar el vino al cliente mostrando claramente la etiqueta para que pueda comprobar tanto su nombre como la añada y confirmar que no ha habido ninguna confusión a la hora de ir a buscarlo a la cava o a la bodega.
 

2º Cortar la cápsula por arriba del gollete. 

Es el error más sencillo de corregir, sin embargo es el más común. A veces se argumenta que el motivo es la rápidez, sin embargo una vez nos acostumbramos a cortar la cápsula por debajo del gollete, no solo es más rápido, sino que también es más seguro a la hora de evitar cortes a la vez que es más estético y sobretodo mucho más higiénico, pues al realizar el corte por debajo del gollete, estamos evitando que al servir el vino, este arrastre restos de partículas procedentes de la cápsula hacia la copa que pueden contaminar el vino.  

 


3º Retirar totalmente la cápsula (de estaño, plástico u otros materiales) del cuello de la botella cuando no se va a decantar o jarrear. 

Si lo que se va a hacer es un servicio en copa, no es necesario retirar la cápsula por completo del cuello de la botella, sino que se debe cortar por debajo del gollete de la botella, procurando romperla lo menos posible a fin de presentarla posteriormente al cliente y éste pueda comprobar que se encuentra en buen estado. Para ello se debe utilizar la navaja del sacacorchos o un cortacápsulas adecuado.

 

4º. No retirar la cápsula cuando se va a decantar o jarrear. 

Para decantar o jarrear un vino es necesario retirar completamente la cápsula, pues tenemos que ver el cuello de la botella a fin de lograr el principal objetivo de la decantación, que es “no permitir que las partículas o posos que albergue el vino lleguen al decantador o jarra y por consiguiente a la copa


5º No limpiar la parte interna del cuello de la botella antes de servir. 

 
Esta acción es tan sencilla y rápida como estética y útil. Un pequeño detalle que va a sumar a la hora de dar prestigio a nuestro establecimiento a la vez que va a evitar la posible llegada de restos de corcho a la primera copa servida.


6º Utilizar copas inadecuadas. 

Usar la copa adecuada para cada vino es muy importante, debemos evitar el uso de copas demasiado grandes, copas de agua, que es lo más común, copas de vidrio grueso, copas en mal estado (Ralladas, sucias, melladas…), mal repasadas o simplemente sucias. Es un aspecto que va a decir mucho del establecimiento, así que mejor que sea para bien ¿verdad?.
 

7º Servir el vino demasiado caliente o demasiado frío. 

Este error impide al cliente disfrutar del vino y como consecuencia poder juzgarlo objetivamente. Este tipo de fallo nos alerta sobre el poco cuidado que el establecimiento presta a sus productos y como consecuencia inmediata a sus clientes. 
 

8º Llenar demasiado las copas, especialmente las de vinos blancos o espumosos. 

Es más correcto servir la cantidad adecuada de cada vino y dejar el resto en la botella a fin de evitar que se caliente, ya que en el comedor la temperatura suele ser mucho mas elevada que la de la cava o la bodega.

 
Siguiendo estas pautas básicas podemos estar tranquilos de hacer un buen servicio del vino, no obstante, podríamos extendernos mucho más si seguimos profundizando en el tema.

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Añadir dirección