El Color de la Uva

Un día cualquiera sin venir a cuanto me hice una pregunta: ¿Qué hará que el color de la uva sea el que es?. Muchas veces nos hacemos preguntas sobre cosas tan comunes como esta. Anda que no habré yo visto uvas durante mi vida, sin embargo, nunca me he parado a pensar el por qué de su color. Hoy ya sé de donde viene y por qué.

¿Pero esto que es? ¿Y qué tiene que ver con el color de la Uva?

Pues resulta que existen unos pigmentos, naturales por supuesto, que son los responsables del color rojo de la piel de la uva tinta. Éstos se van acumulando en el hollejo durante la maduración de la uva. Estos pigmentos se llaman Antocianos. Para que las uvas logren tener una buena coloración es vital que exista una buena amplitud térmica. Esto quiere decir que se den temperaturas elevadas durante el día y temperaturas bajas durante la noche. Por este motivo, en las zonas que son muy cálidas o bien muy fías las uvas tintas no maduran bien y como resultado los vinos tienen menos color.

Más uva, más color y más sobre Los Antocianos

Encontramos estos pigmentos naturales no solo en la piel de las uvas tintas sino también en otros frutos, en flores y en hojas de diversas plantas.  Sin embargo, solamente aparecen el las variedades de uva tinta.

Estos pigmentos nos dan mucha información sobre el vino, tales como orientarnos sobre la zona de donde procede, posible variedad de uva y la que con más acierto nos proporciona: la edad del vino. Y como consecuencia su estado de conservación y de consumo.

Sabemos que el color del vino cambia a medida que éste envejece, por ello tenemos claro que según qué color tenga va a ser más joven o más viejo.

Como ves, el propio vino nos proporciona mucha información, tanta que puedes saber muchas cosas de él incluso antes de beberlo.

¿Quieres descubrir más curiosidades sobre el mundo del vino? Pues aquí te dejo un enlace a otro artículo interesante: El Lloro de la Vid.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Añadir dirección