Términos Comunes en la Cata de Vino

Seguro que alguna vez te ha pasado que al escuchar a otra persona usar ciertas palabras para describir el vino te sonaban a chino. Pues en este artículo te vamos a dar algunos términos comunes en la cata de vino para que comiences a ser una persona experta en la materia.

Como te hemos dicho, este humilde artículo puede usarse como guía de términos comunes en la cata de vino. A veces los términos que emplean los profesionales para describir las características de un vino no son del todo comunes para el resto de los mortales. Ahora vamos a poner nuestro granito de arena para que esta situación cambie.

Cuando en la tercera fase de cata de un vino: La fase Gustativa, percibimos sabores concretos, tenemos que saber que no existen normas absolutas. Cada persona percibe las cosas de diferente modo, sin entrar ya en las distintas preferencias de cada una.  Se ha llegado ya a asociar ciertos sabores a variedades de uva o incluso a vinos de una determinada marca. Por ejemplo la pimienta para la uva syrah o el césped para algunos sauvignon blanc. A esto le llamamos “descriptores de sabor”, quédate con este interesantísimo concepto del que ya hablaremos en otro artículo.

Acético: Un vino tan agrio que casi nos recuerda al vinagre.

Afrutado: Un vino que nos recuerda a fruta, sea del tipo que sea, no solamente uva. No confundir con semidulce.

Ágil: Acidez marcada pero no en demasía.

Agrio: Demasiado ácido.

Amaderado: Cuando detectamos un aroma a madera que no es agradable.

Amplio: Un vino que nos llena todo el paladar.

Apagado: Un vino con muy poca acidez.

Aroma: Todo el conjunto de olores que podemos identificar en el vino.

Aromático: Un vino muy expresivo en aromas.

Astringente: Un vino ligeramente tánico, nos produce sequedad en la boca.

Azufre: Se usa como antioxidante en el vino. Cuando lo percibimos en exceso notamos un cosquilleo en la nariz y también podemos percibirlo de igual forma en la garganta.

Botritis: Asís se conoce al famoso hongo de la podredumbre noble. Su olor es una mezcla entre la miel y la col.

Brettanomyces: A veces lo escuchamos por su abreviatura, Brett. Es una levadura que puede aportar al vino olores a establo.

Buqué: Se utiliza para describir la compleja combinación de aromas que se desarrollan en un vino de cierta madurez.

Cálido: Cuando tenemos una alta sensación de alcohol en un vino.

Cansado: Un vino que ya ha pasado su periodo óptimo para ser consumido. Ya está excesivamente desarrollado y comienza a decaer.

Cerrado: Un vino que no percibimos muy aromático, sin embargo, detectamos una buena concentración de ellos y de taninos que nos hacen pensar que va a desarrollar más aromas al oxigenarse.

Cocido: Aromas que nos dicen que las uvas altas temperaturas en el viñedo.

Complejo: Un vino en el que encontramos un elevado número de aromas y sabores que hacen que sea un vino complejo.

Corto: Un vino con un final demasiado corto.

Cuerpo: Poco cuerpo sería un vino acuoso por el contrario mucho cuerpo sería un vino más potente, denso y con más sensación alcohólica.

De aguja: Vino que tienen una muy ligera efervescencia.

Delgado: Un vino con poco cuerpo.

Duro: un vino con muy poca fructuosidad.

Elevado: Un vino con bastante volátil sin llegar a ser excesiva.

Equilibrio: Cuando encontramos armonía entre todo lo que percibimos en el vino sin que tengamos algo que destaque sobremanera del resto.

Especiado: Aromas a especias.

Extracto: Hace referencia a la densidad de un vino. Es diferente al cuerpo. Un vino con un alto extracto presenta una elevada concentración de sólidos, como azúcares, ácidos, minerales y proteínas.

Final: Se refiere al tiempo que perdura el vino en el paladar.

Firme: Presencia de taninos.

Fresco: Un vino con marcada acidez pero por debajo de “Ágil”.

Herbáceo: Aromas a hojas verdes.

Lágrimas: Gotas que en algunos vinos descienden por el interior se la copa, en especial en vinos con alta graduación.

Largo: Hace referencia al final del vino.

Ligero: Hace referencia al cuerpo.

Limpio: Un vino sin defectos perceptibles.

Maduro: Cuando el vino ha evolucionado en botella y se ha tornado complejo.

Masticable: Un vino bastante tánico.

Mercaptano: Esta es para subir nota. Aroma maloliente que nos recuerda a huevos podridos y que sin embargo puede mejorar con la aireación.

Mineral: Se usa cuando encontramos sabores que nos recuerdan a piedras, metales o aromas químicos.

Oxidado: Un vino que ha perdido su fruta y su frescura y empieza a evolucionar a vinagre.

Persistencia: Hace referencia al final del vino.

Pétillant: Proviene del francés y hace referencia a una ligera efervescencia en el vino, lo que antes llamamos aguja.

Piernas: Otra forma de llamar a las lágrimas.

Plano: Un vino sin mucho aroma ni frescura.

Redondo: Un vino que roza la perfección.

Retrogusto: Lo que se siente después de tragar el vino o escupirlo y expulsar el aire desde la boca por la nariz.

TCA, Corcho o Bouchoné: Un aroma a moho poco apetecible que normalmente asociamos a un corcho en mal estado.

Tánico: Un vino con exceso de taninos. Ver artículo sobre los Taninos y los Antocianos.

Volátil: Cuando percibimos un exceso de ácido acético, componente principal del vinagre.

 

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Añadir dirección