Los Aromas Especiados en el Vino.

Origen de los aromas especiados del vino


Por medio del sentido del olfato percibimos los olores que nos ayudan a identificar los cuerpos, objetos y sustancias que nos rodean y lo hacemos a través de la nariz, el órgano por el cual penetran todos los olores que sentimos.

La importancia de este sentido es vital en la cata de vinos, concretamente en la segunda de sus tres fases: La Fase Olfativa.

¿Sabías que una persona puede distinguir entre dos mil y cuatro mil olores distintos?

Sí, el ser humano puede distinguir entre dos mil y cuatro mil olores distintos, pero lo más complicado es identificarlos, para ello este sentido apela a la memoria, de ahí la importancia de los aromas cotidianos, ser capaz de reconocerlos y lograr encontrarlos en los vinos.

Hoy vamos a centrarnos en Los Aromas Especiados del vino, un olor que está siempre ligado a grandes vinos procedentes de grandes añadas.
Cuando hablamos de los aromas especiados nos referimos a algo que está “especiado” o “condimentado”, pero no solo un aroma, también un sabor. Los encontramos dentro de la clasificación “serie especiada” y lo componen una suerte de especias como el clavo, la canela, la pimienta, la vainilla, la mostaza, etc.


La Canela


 En los Vinos Blancos: Podemos percibir aromas a canela en vinos blancos de variedades como riesling, chenin blanc, gewurztraminer, moscatel y chardonnay.


En los Vinos Tintos: Aparece como aroma primario en las variedades syrah y garnacha. También los podemos identificar en vinos elaborados con merlot y cabernet.

El aroma a canela es más frecuente de encontrar en los vinos elaborados con variedades blancas y además muy maduros como es el caso de moscateles y algún tokaji.

La Vainilla




Esta molécula se encuentra de forma natural en la madera de roble, así es como se explica el aroma de vainilla de los vinos con crianza criados en barricas de roble, sin embargo, también podemos encontrar el aroma a vainilla en vinos jóvenes sin crianza en madera, en este caso proceden de la uva. 

Dentro de los dos tipos de roble que se usan para realizar la crianza de los vinos, es el roble americano el que transmite notas más pronunciadas a vainilla para los vinos blancos. 

El Azafrán







El aroma del azafrán es muy caracteríco y muy reconocible, recuerda un poco a cuero y nos es tan familiar que a veces lo podemos confundir. Es bastante embriagador y tiene cierto toque pimentado que proviene del sabranal y que como he dicho antes puede dar lugar a equívocos. 
El aroma a azafrán lo podemos encontrar en los vinos blancos elaborados con gewurztraminer, también en los tokay de pinot gris y en algún tokaji húngaro, vinos que provienen de vendimias tardías. 


La Pimienta


Dentro del aroma a pimienta la clasificamos en pimienta verde, pimienta blanca y pimienta negra.




El aroma a pimienta es común en la gran mayoría de los vinos tintos. Al igual que el aroma a azafrán, el aroma a pimienta nos resulta tan familiar que es un aroma difícil de detectar, también es cierto que es un aroma que se presenta de un modo bastante moderado. 

En los vinos tintos, los encontramos con mayor facilidad en los vinos elaborados con las variedades syrah, cabernet franc, cabernet sauvignon, merlot y tempranillo.

Ahora que hemos visto un poco de teoría, solamente nos queda entrenar el olfato, para ello podemos empezar por familiarizarnos con las esencias de aromas en frasco que podemos encontrar en cualquier tienda especializada, aunque no es tan divertido como buscarlos en el vino.


Posts Relacionados

Dejar un comentario

Añadir dirección