Condiciones Idóneas Para La Cata De Vino

Tenemos todo listo para comenzar a catar vinos


Cata de Vino: Podemos definir cata de vino como la interpretación y la medida de las sensaciones que percibimos en el vino, utilizando para ello los cinco sentidos.

Para catar un vino no es necesario ser un experto, cualquier persona puede acceder a disfrutar del vino y por consiguiente a analizar las sensaciones que cada uno percibe, tan solo tenemos que afinar un poco los cinco sentidos, ya que todos, aunque algunos mas que otros, intervienen en las diferentes fases de la cata del vino.

Condiciones Idóneas Para Catar Un Vino


Existen unos parámetros que debemos tener en cuenta para realizar correctamente una cata:

– La sala o lugar de cata: Debe ser un lugar tranquilo en el que se pueda realizar la cata en silencio. También es muy importante que esté bien ventilado y exento de olores que alteren nuestras percepciones olfativas. La temperatura adecuada debe estar en torno a 20 grados centígrados. 

– La iluminación del lugar de cata: Es muy importante contar con una iluminación adecuada que nos permita apreciar las características visuales del vino a fin de evaluarlas. Lo ideal es contar con una iluminación que se asemeje lo máximo posible a la luz solar

– Los catadores: Los catadores también deben seguir una serie de pautas con el objeto de influir lo menos posible en la apreciación de las características sensoriales del vino a catar:

1. Evitar realizar la cata en las horas previas o posteriores a las comidas.

2. No se debe fumar al menos una hora antes de la realización de la cata.

3. No se debe tomar alimentos de sabores intensos al menos una hora antes de la realización de la cata, tales como: café, quesos curados, embutidos, etc.

4. Evitar el uso de perfumes, cremas perfumadas, pintalabios, etc. para ir a la cata, pues estos pueden alterar nuestras percepciones olfativas en unos casos y gustativas en otros.

– Temperatura de servicio del vino: Ya hemos hablado anteriormente en otros post sobre la importancia de la temperatura de servicio en el vino, en el caso de la cata influye muy claramente en la volatilización de compuestos olorosos/aromáticos, así como la percepción de los sabores y sensaciones táctiles.

– Las copas correctas:
 En primer lugar debemos asegurarnos de que las copas con las que vamos a catar el vino estén totalmente limpias y exentas de cualquier olor residual. El tipo de copa nos va a permitir una mejor apreciación de las características olfativas y visuales durante la cata de vino, siempre y cuando no se trate de una cata a ciegas, en la que usaremos una copa similar pero ésta será totalmente opaca impidiéndonos ver el aspecto del vino. Ante cualquier duda, consultar nuestro post La copa adecuada para cada vino en el que aparece toda la información relativa a ello. 

¿Cuántos vinos podemos catar sin perder sensaciones?

La cantidad de vinos a catar debe ser razonable , ya que un excesivo número de vinos nos va a producir fatiga además de mermar nuestra capacidad sensorial. No existe un número exacto de vinos a catar que sea considerado como el idóneo, ya que eso depende de las condiciones de cada persona y de la asiduidad y el hábito que cada cual tenga a la hora de catar vino, no obstante las cifras se mueven entre los 6 y los 8 vinos, en función del tipo de vino que se trate, ya que no es lo mismo en cuanto a complejidad se refiere, catar un vino blanco joven que un vino tinto con crianza, siendo este último mucho más complejo y por tanto vamos a tolerar un menor número en la cata.

¿Nos tragamos el vino o lo escupimos?

En realidad no está dicho cual de las dos cosas es la más adecuada, por ello para optar por la correcta nos aferramos a la lógica. Si vamos a catar entre 6 y 8 vinos, lógicamente no vamos a beberlos todos, sin embargo sería conveniente tragar un pequeño sorbo de cada uno a fin de realizar una evaluación lo más completa posible.



¿Qué hacemos con el paladar y el olfato entre vino y vino?


Al evaluar el vino, nuestros sentidos además de fatigarse, por ello en primer lugar debemos hacer un pequeño descanso y en segundo lugar, nuestros sentidos deben ser limpiados entre vino y vino a fin de que con cada uno estén al 100% de su capacidad. 

Existen varios productos que son adecuados para el paladar y que podemos utilizar antes de cambiar al siguiente vino, uno de los mas recurrentes es el agua, pero también podemos utilizar alimentos neutros como galletas, pan sin sal o colines de pan tostado. 

Para el olfato lo mas adecuado es tener a mano unos granos de café que podemos oler entre vino y vino para cambiar de olores.

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Añadir dirección